Links y descargas

Links de los TEMAS DE LOS ENCUENTROS y PPS (DESCARGAS) :


http://animacionmisioneraedamyuc.blogspot.mx/
https://ompeyucatan.wordpress.com/


VICARIA DE PASTORAL:
http://pastoralyucatan.com/


ACTIVIDADES DEL PLAN DIOCESANO:
http://pastoralyucatan.com/category/dimensiones-diocesanas-de-pastoral/animacion-misionera/


Insignia de Facebook

sábado, 19 de noviembre de 2016

VIGILIA - COMIENZO DE ADVIENTO

VIGILIA - COMIENZO DE ADVIENTO

         MATERIAL:
Una imagen de la Virgen María   (La Virgen Madre, La  virgen con niño)
Una imagen de la Sagrada Familia
Corona de adviento
3 cirios o velas grandes.

(En pie)
Canción de adoración.
(De rodillas)
Exposición del Santísimo.

CANTO:

(De rodillas. Pausa de silencio. Canción)
(De pie)


Inicio: 
Esta vigilia nos ayuda a adentrarnos en este tiempo litúrgico de Adviento, un tiempo especial que la Iglesia nos ofrece para profundizar en el misterio de la Encarnación, en el cual nos preparamos de corazón para recibir a Cristo, naciendo entre los hombres, para darnos la salvación y para aumentar en nuestros corazones el anhelo del retorno de Nuestro Señor.  
Le pedimos la asistencia de Nuestra Madre del cielo, la Virgen María, y de nuestros ángeles custodios, para que nos ayuden en esta Hora Santa que realizamos en tiempo de Adviento.
El mundo trata de distraernos, de llevarnos por caminos contrarios a los de Dios; el mundo busca hacernos creer que Adviento y Navidad son tiempos de distracción, de diversión, de compras, de olvido de Dios.   El mundo quiere hacernos creer que la Navidad es caer a la voracidad y a la diversión sin freno.   Ofrecemos esta Hora Santa en reparación por quienes caerán en los engaños del mundo, y le pedimos a la Virgen el verdadero espíritu de Adviento, espíritu de oración, de penitencia, de obras de misericordia, de espera alegre del Mesías que vendrá para Navidad escondido en la naturaleza de un Niño recién nacido.
Este tiempo que dura cuatro semanas, es un tiempo precioso para ir revisando nuestra vida y lograr disponer nuestro corazón como un auténtico pesebre donde pueda nacer el Señor.
Es el tiempo de la espera por excelencia.   Con meditaciones, con cantos, tiempo de silencio y preces para centrarnos en la oración, llegamos a decir con la esperanza viva, basada en la fe ePalabra de Dios: “¡Ven, Señor Jesús!”

 Meditación
Jesús, en el Antiguo Testamento, los justos del Pueblo Elegido esperaban con ansias tu Venida. Ellos conocían las Escrituras y los profetas y anhelaban fervientemente su cumplimiento, el cumplimiento de las profecías que anunciaban el hecho más grande y maravilloso que le pudiera acontecer a la humanidad toda, la Encarnación del Verbo de Dios. los justos y los profetas del Antiguo Testamento anhelaban tu Venida, oh Rey Mesías, porque se daban cuenta que este mundo, sin Ti, es un erial, un desierto ardiente, un paraje desolado, una morada de bestias; se daban cuenta que este mundo sin Ti, es un valle de tinieblas y de sombras de muerte, lleno de peligros y de amenazas mortales, y por eso clamaban por tu Venida, porque al venir a este mundo, lo habrías de iluminar con la luz de tu Ser divino, luz que es al mismo tiempo Vida y Amor eternos.    También nosotros, igual que los que te esperaban con ansias en el Antiguo Testamento, esperamos con ansias la Navidad, el tiempo de la Iglesia en el cual, por el misterio de la liturgia, habrás de renovar tu Nacimiento virginal en una gruta de Belén. Junto a los hombres y mujeres que en la Antigüedad te esperaban, también nosotros te esperamos con fe y con amor, oh Rey Mesías, que vienes a nosotros revestido de Niño sin dejar de ser el Dios omnipotente y de toda majestad que eres desde los siglos sin fin. Amén.

Silencio para meditar.

Oración: 
“Dios mío, yo creo, espero, te adoro y te amo. Te pido perdón por los que no creen, ni esperan, ni te adoran, ni te aman” (tres veces).

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo os adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales Él es continuamente ofendido. Por los infinitos méritos de su Sacratísimo Corazón y los del Inmaculado Corazón de María, os pido la conversión de los pobres pecadores. Amén”.

L. Adviento, tiempo de espera de lo eterno. Tiempo de espera del Señor.
T.- Tiempo de silencio para percibir su presencia. La presencia de Dios entre nosotros.
L.- ¿Cuándo llegará al fin el prometido de Dios?
T.- ¿Cuándo llegará el día en que nuestra espera será satisfecha?
L.- El día de Dios. Todavía un poco de tiempo, un poco de tiempo solamente.
T.- Y el Señor vendrá.
L.- Dios será luz para todos.
T.- Los ciegos lo verán.
L.- Todavía un poco de tiempo, un poco de tiempo solamente.
T.- ¿A quién temeré? ¿Quién me hará temblar?
T.- ¡Ven, Señor Jesús!Silencio para meditar.

CANTO: “ANHELOS DEL MESÍAS”.

Símbolos:

LA CORONA DE ADVIENTO




Es un símbolo cristiano que nos recuerda que Cristo es la luz que viene a iluminar nuestra vida, y que en cada semana que encendemos una vela, la luz debe ser cada vez más resplandeciente. La luz es un signo especial que nos muestra como vencer las tinieblas. Ya el profeta Isaías lo anunciaba:
El pueblo que caminaba en las tinieblas ha visto una gran luz; sobre los que habitaban en el país de la oscuridad ha brillado una luz (Is 9, 1) 

Silencio para meditar.

Meditación:
         Jesús, desde el seno de Dios Padre viniste a esta tierra, a encarnarte en el seno de la Virgen Madre. Viniste en un noche helada, prefiguración de los corazones oscuros y helados de los hombres, vacíos del Amor Divino. Elegiste para tu Nacimiento, Tú, que eres el Creador del universo, una pobre, fría y oscura gruta, gruta que tu Madre tuvo que limpiar para que sea más digna para tu llegada, porque estaba llena del estiércol de los animales, porque era un refugio del buey y del asno. Jesús, esa cueva de Belén, así de fría, oscura y pobre, y toda manchada, es una figura del corazón del hombre sin tu gracia: es frío, porque no tiene tu amor; es oscuro, porque no tiene tu luz; es pobre, porque no tiene la riqueza de tu divinidad, y está manchada, porque el pecado es la mancha espiritual que ennegrece el corazón. Jesús, haz que tu Madre, así como preparó la gruta, limpiándola, para que Tú nacieras en un lugar digno, haz que sea también la Virgen quien prepare nuestros corazones; haz que Ella, que es la Mediadora de todas las gracias, nos consiga de Ti todas las gracias que necesitamos, para que nuestros corazones sean como la cueva de Belén, limpia por la acción de María y tu gracia. Amén.

Silencio para meditar.

Oraciones:
“Dios mío, yo creo, espero, te adoro y te amo. Te pido perdón por los que no creen, ni esperan, ni te adoran, ni te aman” (tres veces).

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo os adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales Él es continuamente ofendido. Por los infinitos méritos de su Sacratísimo Corazón y los del Inmaculado Corazón de María, os pido la conversión de los pobres pecadores. Amén”.

L.- Es el Señor, a quien esperamos serena y gozosamente.
T.- Señor, ¡no tardes más! ¡Ven, Señor Jesús!
L.- Tenemos necesidad de tu presencia.
T.- Nuestro corazón se viste de fiesta sabiendo que vienes ya.
L.- Que la humanidad entera ocupe su sitio para la fiesta.
L.- Que corra el vino en abundancia, como corría en las bodas de Caná.
T.- Sirvan las mejores carnes, se ha matado el toro cebado.
L.- Llega la hora, estamos de fiesta.
T.- No habrá últimos ni primeros.
L.- Todos seremos hermanos hijos e hijas del Rey.
T.- Todos saciarán su hambre.
L.- El lobo convivirá con el cordero.
T.- El leopardo será amigo del cabrito, el cachorro de león con el ternero.
L.- El león pacerá con la vaca y la cabra. El niño pequeño jugará con la serpiente y el áspid.
T.- Ven Señor, date prisa, Señor. Te esperamos anhelantes. Sabemos que vendrás.
T.- ¡Ven, Señor Jesús!

Silencio para meditar.

CANTO.


ESA LUZ ES CRISTO QUE VIENE A ILUMINAR NUESTRA VIDA. LA LUZ PODEMOS MANTENERLA PRENDIDA:
a)      CAMBIANDO: Este tiempo es un tiempo de conversión, de reflexión en nuestra vida. Cuando una vela es encendida, la cera empieza a derretirse, y mientras se derrita la luz logra mantenerse.
¿Qué queremos cambiar en este tiempo? ¿Qué queremos pedirle al Señor que transforme en nosotros? En Adviento podemos empezar a cambiar, y preparar un corazón para que Cristo nazca.

Silencio para meditar.

Meditación:
Jesús, Tú que fuiste engendrado “entre esplendores sagrados” desde la eternidad en el seno eterno del Padre; Tú que eres Dios tres veces Santo, ante los ángeles y santos del cielo se postran en adoración y no pueden hacer otra cosa que cantar de alegría y exultar de gozo ante la visión de tu infinita majestad; cuando viniste a este mundo, ya antes de nacer, conociste el rechazo, la frialdad y la indiferencia de los hombres, porque “no había lugar” en los albergues para tu Madre encinta de Ti y para San José, tu padre adoptivo y debido a esta razón, tu Madre y San José debieron ir a las afueras de Belén, a una pobre y oscura gruta. Jesús, estos albergues, con grandes y cómodos aposentos, con música y calor de fuego, con abundantes alimentos y bebidas, llenos de gentes que comen, beben y ríen despreocupadamente, pero que no tienen lugar para que entres Tú, que vienes traído por tu Madre, son figura de los corazones soberbios que, en su necio orgullo, creen no tener necesidad de Ti; estos albergues son, oh Jesús, la figura de los pobres hombres que se aferran a los bienes materiales y a los placeres de este mundo, olvidándose de la vida eterna y del juicio particular que habrán de recibir el día de su muerte. Ten piedad de ellos, Jesús, por el amor del Inmaculado Corazón de María; no les tengas en cuenta este pecado y dales la gracia de la conversión. Amén.

Silencio para meditar.

Oraciones:
“Dios mío, yo creo, espero, te adoro y te amo. Te pido perdón por los que no creen, ni esperan, ni te adoran, ni te aman” (tres veces).

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo os adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales Él es continuamente ofendido. Por los infinitos méritos de su Sacratísimo Corazón y los del Inmaculado Corazón de María, os pido la conversión de los pobres pecadores. Amén”.

L.- Los campos ya blanquean, la cosecha está próxima.
T.- Librará al pobre que súplica, al afligido que no tiene protector.
L.- Cuida del pobre y desvalido.
T.- Se acerca el prometido, el Cordero de Dios, el Elegido.
L.- Él nos dijo: “No temas, no tengas miedo pobre mortal, yo vengo a socorrerte”.
T.- Juan lo señaló delante de sus discípulos más fieles y ellos le siguieron.
L.- Juan no era la luz: él era su testigo.
T.- Abramos la puerta, preparemos el corazón.
L.- Para que, cuando Él venga, nos encuentre de pie, preparados para recibirle.
T.- Ven Señor, date prisa, Señor. Te esperamos anhelantes. Sabemos que vendrás.
T.- ¡Ven, Señor Jesús!

Silencio para meditar.

CANTO.


ESA LUZ ES CRISTO QUE VIENE A ILUMINAR NUESTRA VIDA. LA LUZ PODEMOS DEFENDER:
b) VIGILANDO: No podríamos vigilar estando a oscuras. Adviento por ser un tiempo preparatorio, debemos estar vigilantes y atentos. El bullicio del comercio, la ropa, regalos, cena, luces, decoración, podrían distraernos y no dejarnos preparar adecuadamente para celebrar dignamente el nacimiento del Señor. Recordemos a las vírgenes precavidas, que teniendo aceite en su lámpara estuvieron atentas a la llegada del novio (Mt 25, 1-13). Así nosotros, en Adviento debemos estar vigilantes, en oración, viviendo la Liturgia cada día para ir llenando de gozo el corazón para el día en que contemplemos al niño en el pesebre.    
   
 Silencio para meditar.

Oraciones:
“Dios mío, yo creo, espero, te adoro y te amo. Te pido perdón por los que no creen, ni esperan, ni te adoran, ni te aman” (tres veces).

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo os adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales Él es continuamente ofendido. Por los infinitos méritos de su Sacratísimo Corazón y los del Inmaculado Corazón de María, os pido la conversión de los pobres pecadores. Amén”.

Meditación
Jesús, cuando naciste en Belén, fuiste adorado por los ángeles y los pastores: mientras los ángeles entonaban cánticos de alabanza y glorificaban a Dios por su inmensa bondad, los pastores se postraban ante tu Presencia, adorándote, porque unos y otros reconocían tu divinidad, oculta en la humanidad de un Niño recién nacido. Los ángeles y los pastores veían en Ti, oh Jesús, no a un niño más entre tantos otros, sino al Dios de majestad inefable escondido, oculto, en el cuerpo de un Niño, y por eso se alegraban y cantaban por tu Nacimiento. Te pedimos, oh Jesús, que enciendas nuestros corazones con el mismo amor de ángeles y pastores, para que también nosotros, que esperamos anhelantes la Navidad, te cantemos y te adoramos en el misterio de tu Nacimiento. Amén.

Silencio para meditar.

L.- Se cumplieron los tiempos.
T.- La Virgen concibió al Hijo de la Promesa.
L.- En Nazaret, en Galilea, Dios visitó a su pueblo.
T.- “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”.
L.- Llena de Espíritu Santo, María dijo: “sí” a Dios un sí de consecuencias eternas.
T.- Ella creyó en lo imposible. ¡Creyó! Es el comienzo de la Nueva Alianza.
L.- Pueblo de Dios, alégrate, salta de alegría.
T.- Llega el Salvador al mundo.
L.- Somos el pueblo que le busca.
T.- Derribas a los poderosos.
L.- Y haces callar a los malvados.
T.- Confías tu secreto a los pobres y a los humildes.
L.- Lo que escondes a los sabios, lo revelas a los sencillos.
T.- Se cumple la promesa hecha en otro tiempo a nuestros padres.
L.- Abraham se alegra con los suyos viendo que ha llegado el día.
T.- Levanta al pobre para que se siente y reciba el trono de gloria.
L.- Señor, Dios nuestro, restáuranos.
T.- ¡Que brille tu rostro y nos salve!
L.- Aguardamos la manifestación de nuestro Señor Jesucristo.
T.- La venida de nuestro Salvador.
T.- ¡Ven, Señor Jesús!

Silencio para meditar.

CANTO.

ESA LUZ ES CRISTO QUE VIENE A ILUMINAR NUESTRA VIDA. LA LUZ LA PODEMOS TRASMITIR:
c) ILUMINANDO: Adviento es el tiempo para ser luz a los demás. San Juan Bautista predicaba a quienes venían a él, predicaba conversión e indicando a cada uno cómo podía prepararse mejor (Lc 3, 10-15).
 ¿Cuántas personas vivirán esta época sólo pensando en nieve, renos y el "espíritu de la Navidad", pero de Cristo no sabrán nada?
Es entonces el momento de que seamos luz para los demás, sea enseñando la fe, sea como la Virgen María, de camino al servicio a la casa de su prima Isabel, sea compartiendo con el que no tiene nada en esta época.
Este Adviento debe ser un camino en el cual cada día preparemos un corazón para recibir al Señor con alegría.

 Silencio para meditar.

Oraciones:
“Dios mío, yo creo, espero, te adoro y te amo. Te pido perdón por los que no creen, ni esperan, ni te adoran, ni te aman” (tres veces).
“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo os adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales Él es continuamente ofendido. Por los infinitos méritos de su Sacratísimo Corazón y los del Inmaculado Corazón de María, os pido la conversión de los pobres pecadores. Amén”.

Silencio para meditar.

Meditación
Jesús, Tú elegiste para venir a este mundo, el ser recibido por un matrimonio santo, formado por la Virgen María y por San José, su esposo casto y cuando naciste, el matrimonio santo se convirtió en una familia santa, la Sagrada Familia. Jesús, Tú quisiste ser acunado en brazos de una Madre mujer y quisiste ser socorrido por un padre varón; de esta manera, enalteciste a la familia humana con la santidad que viene de Ti, Dios tres veces Santo. Al ser tu deseo el nacer en una familia formada por mujer y varón y por un hijo, nos quieres hacer ver que la familia humana, creada por Ti y santificada por Ti, es una sola y única y está formada por la esposa-madre-mujer, por el esposo-padre-varón y que los hijos que nacen de esta unión nupcial son fruto del amor esponsal. Jesús, te pedimos por la multitud de niños que ven negado este derecho, el derecho a nacer en el seno de una familia, como fruto del amor de los esposos y no como consecuencia de la fría manipulación de laboratorio; Jesús, te pedimos por los niños que son congelados en tubos de ensayo antes de nacer; te pedimos por los que son desechados; te pedimos por los que son implantados en “vientres de alquiler”; te pedimos por todos estos niños, porque ven violentado el derecho de todo niño de vivir, de ser concebido como fruto del amor esponsal, de nacer en el seno de una familia, de ser educado por una madre-mujer y un padre-varón. Te pedimos también por quienes constituyen familias contrarias al orden natural, contrarias al orden creado por Ti, avasallando así el derecho que tienes como Dios de que sea respetada tu Voluntad expresada en la naturaleza humana. Haz que los hombres entiendan que hay un solo modelo de familia posible, la Sagrada Familia de Nazareth. Amén.

Silencio para meditar.

L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Sacia a los hambrientos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Da luz a los ciegos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Levanta a los decaídos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Fortalece a los débiles.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Defiende a los débiles.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Transforma nuestros corazones.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Cúranos y santifícanos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Alegra nuestros corazones.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Líbranos del pecado.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Consuélanos y Libéranos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- ¡Sálvanos!
L.- Oh sabiduría salida de la boca de Dios, Palabra hecha carne como nosotros.
T.- ¡Ven!
L.- Oh guía de Israel, zarza ardiente, nube de fuego.
T.- ¡Ven!
L.- Oh raíz de Jesé, hijo de David.
T.- ¡Ven!
L.- Oh llave de David, puerta abierta a Dios.
T.- ¡Ven!
L.- Oh sol naciente esplendor del Padre, resplandor de su rostro,
T.- ¡Ven!
L.- Oh Rey del Universo, piedra angular de la Iglesia,
T.- ¡Ven!
L.- Oh Emmanuel, Dios con nosotros, Dios en nosotros.
T.- ¡Ven!
L.- Proclamamos tu nombre: “Maravilloso-Consejero, Dios Fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la Paz”.
T.- ¡Ven!

Silencio para meditar.

CANTO

Meditación final

Sagrado Corazón Eucarístico de Jesús, te pedimos que aceptes nuestra humilde adoración en reparación de tu Santo Nombre y en acción de gracias por tu Encarnación y Nacimiento.  Acepta cada latido de nuestros corazones, une nuestros latidos a los de tu Sacratísimo Corazón y a los del Inmaculado Corazón de María, y por los méritos de tu Pasión y por los dolores de tu Madre, haz que se salve un alma por cada latido nuestro unido a los vuestros. Tú eres el Dueño y el Señor de la historia y vienes a nosotros no en el esplendor de tu majestad y poder, sino en la humildad de nuestra naturaleza, desvalido como un Niño recién nacido. Acepta la humilde ofrenda de nuestros pobres corazones, como si fueran otras tantas grutas de Belén para que, por intercesión de María Santísima, te dignes a nacer en ellos, para que seas la alegría y el gozo de nuestras vidas, en el tiempo y en la eternidad. Amén.

Silencio para meditar.

Oración final: “Dios mío, yo creo, espero, te adoro y te amo. Te pido perdón por los que no creen, ni esperan, ni te adoran, ni te aman” (tres veces).

“Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo os adoro profundamente y os ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con los cuales Él es continuamente ofendido. Por los infinitos méritos de su Sacratísimo Corazón y los del Inmaculado Corazón de María, os pido la conversión de los pobres pecadores. Amén”.

Canto final: “Los cielos, la tierra, y el mismo Señor Dios”.

(De rodillas. Pausa en silencio. Canción)
Reserva del Santísimo.
Canción a la Virgen. 


  VIGILIA - COMIENZO DE ADVIENTO
L. Adviento, tiempo de espera de lo eterno. Tiempo de espera del Señor.
T.- Tiempo de silencio para percibir su presencia. La presencia de Dios entre nosotros.
L.- ¿Cuándo llegará al fin el prometido de Dios?
T.- ¿Cuándo llegará el día en que nuestra espera será satisfecha?
L.- El día de Dios. Todavía un poco de tiempo, un poco de tiempo solamente.
T.- Y el Señor vendrá.
L.- Dios será luz para todos.
T.- Los ciegos lo verán.
L.- Todavía un poco de tiempo, un poco de tiempo solamente.
T.- ¿A quién temeré? ¿Quién me hará temblar?
T.- ¡Ven, Señor Jesús!
L.- Es el Señor, a quien esperamos serena y gozosamente.
T.- Señor, ¡no tardes más!. ¡Ven, Señor Jesús!
L.- Tenemos necesidad de tu presencia.
T.- Nuestro corazón se viste de fiesta sabiendo que vienes ya.
L.- Que la humanidad entera ocupe su sitio para la fiesta.
L.- Que corra el vino en abundancia, como corría en las bodas de Caná.
T.- Sirvan las mejores carnes, se ha matado el toro cebado.
L.- Llega la hora, estamos de fiesta.
T.- No habrá últimos ni primeros.
L.- Todos seremos hermanos hijos e hijas del Rey.
T.- Todos saciarán su hambre.
L.- El lobo convivirá con el cordero.
T.- El leopardo será amigo del cabrito, el cachorro de león con el ternero.
L.- El león pacerá con la vaca y la cabra. El niño pequeño jugará con la serpiente y el áspid.
T.- Ven Señor, date prisa, Señor. Te esperamos anhelantes. Sabemos que vendrás.
L.- Los campos ya blanquean, la cosecha está próxima.
T.- Librará al pobre que súplica, al afligido que no tiene protector.
L.- Cuida del pobre y desvalido.
T.- Se acerca el prometido, el Cordero de Dios, el Elegido.
L.- Él nos dijo: “No temas, no tengas miedo pobre mortal, yo vengo a socorrerte”.
T.- Juan lo señaló delante de sus discípulos más fieles y ellos le siguieron.
L.- Juan no era la luz: él era su testigo.
T.- Abramos la puerta, preparemos el corazón.
L.- Para que, cuando Él venga, nos encuentre de pie, preparados para recibirle.
T.- ¡Ven, Señor Jesús!

L.- Se cumplieron los tiempos.
T.- La Virgen concibió al Hijo de la Promesa.
L.- En Nazaret, en Galilea, Dios visitó a su pueblo.
T.- “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”.
L.- Llena de Espíritu Santo, María dijo: “sí” a Dios un sí de consecuencias eternas.
T.- Ella creyó en lo imposible. ¡Creyó! Es el comienzo de la Nueva Alianza.
L.- Pueblo de Dios, alégrate, salta de alegría.
T.- Llega el Salvador al mundo.
L.- Somos el pueblo que le busca.
T.- Derribas a los poderosos.
L.- Y haces callar a los malvados.
T.- Confías tu secreto a los pobres y a los humildes.
L.- Lo que escondes a los sabios, lo revelas a los sencillos.
T.- Se cumple la promesa hecha en otro tiempo a nuestros padres.
L.- Abraham se alegra con los suyos viendo que ha llegado el día.
T.- Levanta al pobre para que se siente y reciba el trono de gloria.
L.- Señor, Dios nuestro, restáuranos.
T.- ¡Que brille tu rostro y nos salve!
L.- Aguardamos la manifestación de nuestro Señor Jesucristo.
T.- La venida de nuestro Salvador.
T.- ¡Ven, Señor Jesús!
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Sacia a los hambrientos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Da luz a los ciegos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Levanta a los decaídos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Fortalece a los débiles.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Defiende a los débiles.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Transforma nuestros corazones.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Cúranos y santifícanos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Alegra nuestros corazones.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Líbranos del pecado.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- Consuélanos y Libéranos.
L.- ¡Ven, Señor Jesús!
T.- ¡Sálvanos!
L.- Oh sabiduría salida de la boca de Dios, Palabra hecha carne como nosotros.
T.- ¡Ven!
L.- Oh guía de Israel, zarza ardiente, nube de fuego.
T.- ¡Ven!
L.- Oh raíz de Jesé, hijo de David.
T.- ¡Ven!
L.- Oh llave de David, puerta abierta a Dios.
T.- ¡Ven!
L.- Oh sol naciente esplendor del Padre, resplandor de su rostro,
T.- ¡Ven!
L.- Oh Rey del Universo, piedra angular de la Iglesia,
T.- ¡Ven!
L.- Oh Emmanuel, Dios con nosotros, Dios en nosotros.
T.- ¡Ven!
L.- Proclamamos tu nombre: “Maravilloso-Consejero, Dios Fuerte, Padre para siempre, Príncipe de la Paz”.
T.- ¡Ven!

"SOY MISIONERO DE JESÚS" (Aku Muallim)
Todo por la Misión!!
http://iam-jovenesmisioneros.blogspot.mx/
infanciamisioneraedamyuc@gmail.com 
http://lainmaculadaadvientoynavidad.blogspot.mx/2011/10/presentaciones-power-point-sobre-el.html


lunes, 17 de octubre de 2016

Marcha / DESFILE MISIONERO


Arquidiócesis de Yucatán
DIMENSIÓN DE ANIMACIÓN MISIONERA   DIRECTOR DIOCESANO: PBRO.  JAVIER CASTILLO DOMINGUEZ
Espacios web:   OMPE YUCATAN http://animacionmisioneraedamyuc.blogspot.mx/


DOMUND / OCTUBRE MES MISIONERO

Convocar a los diferentes grupos de  la Parroquia, a realizar el desfile Misionero  y alguna o todas, de las siguientes actividades en los grupos juveniles: 

I.- Marcha / DESFILE MISIONERO: El desfile misionero es una manera de dar testimonio de nuestra fe y “mostrar” a ese Jesús, así como  la oportunidad para salir y ofrecer nuestro sacrificio, oración, ayuda; motivando a nuestra comunidad Diocesana (“Misión Ad Intra”) a interesarse en la cooperación por la Evangelización de los pueblos (“Misión Ad Gentes”) más allá de nuestras fronteras.

Puede realizarse en las Parroquias, Colegios, Grupos Misioneros, Centros Pastorales y especialmente en los grupos de catequesis, según sus posibilidades incluirlo en los programas; hoy más que nunca recordemos las palabras que Jesús mismo nos dice en el evangelio de San Juan 20 “Como el Padre me ha enviado, así yo también los envío”.

 Convocar a los niños de la Parroquia, a través de la Catequesis,  representando a los 5 continentes con los colores respectivos: Verde-África / Rojo- América  /  Blanco-Europa  / Azul-Oceanía  / Amarillo-Asia (con globos, banderitas, camisetas, gorros, flores, etc.) partiendo de los diferentes Centros Catequísticos y/o parques  cercanos a la Parroquia motivando a los niños, que no asisten al catecismo, con pancartas, volantes, etc., para invitarlos a formar comunidad.

Ofrecemos algunos Pasos a seguir:
Organizar.- Al grupo coordinador, que distribuirá los cargos: Rezo del Rosario Misionero durante el desfile, animación, porras, cantos, y todo lo relacionado al desfile, a las personas que irán al frente de cada grupo, de niños, y adultos vestidos con las características y color del continente que representan.
Carros alegóricos: Decorar de acuerdo a cada continente los cuales irán al frente de cada grupo que corresponda.
Equipo de sonido: Contar con un sonido adecuado durante el trayecto.
El derrotero: Determinar el día, hora y el recorrido que llevará el desfile.
Realización del desfile: Determinar el punto de partida,  con un carro alegórico se iniciará de acuerdo al orden de los colores que representarán a los 5 continentes:
Verde =África
 Rojo= América
Blanco = Europa
Azul – Oceanía
Amarillo – Asía.
Durante el trayecto se reza el Rosario alternando los misterios con cantos y pregones Misioneros; al llegar al lugar fijado se terminará con una Santa Misa, representación, o convivencia de acuerdo a las posibilidades.

II. Bicimisión
Las Bicicletas se adornan con globos y serpentinas, con carteles misioneros, los cuales llevarán escritos frases cortas que nos hagan reflexionar en “La Alegría de Anunciar el Evangelio,” nuestro deber y derecho de llevar a Cristo a todos los que no lo conocen o se han olvidado de Él,; como por ejemplo: “Como Discípulos y Misioneros de Cristo llevamos la Alegría del Evangelio”; “Cristo da la felicidad: ¡Anunciémoslo!”; “Desde nuestro bautismo somos Misioneros”; “Vamos con Cristo, Él nos invita a Anunciarlo con Alegría”; “Cristo nos envía a amar, ¡síguelo y anúncialo!”; “Unámonos en Cristo, ¡Anunciemos la Alegría del Evangelio!”, etc. Así se da la vuelta a la colonia, al pueblo, a la comunidad, o se adhieren a la Marcha Misionera.  Precedidas por una camioneta con altavoz, entonando cantos y motivaciones misioneras. El resto del grupo corean porras misioneras,

III. Concurso de porras misioneras
Se convocan a los diferentes grupos de la parroquia para inventar y presentar una o varias porras misioneras, ejemplo: “Con Cristo y con María, llevemos el Evangelio con alegría”, “Busquemos compartir la felicidad, de Cristo a la humanidad”; “Creemos en Cristo primero, para llevarlo al mundo entero” porras más variadas y completas, con el requisito de que hablen del envío que nos hace Jesucristo de llevar la Buena Nueva a otros que no la conocen.    Se lanza la convocatoria con anticipación, a través de volantes, avisos en las misas, carteles, etc., con los requisitos, así como el plazo y fecha del cierre del concurso.   Se convoca a los grupos participantes en un lugar visible de la comunidad y en

don­de puedan ser apreciados por otras personas que pasen por ahí (atrio, plaza cívica, etc.), para aclamar las porras y realizar el concurso.  Es importante motivarlos con una respuesta generosa, no por el premio que se dará, porque el premio es LA ALEGRIA DEL ANUNCIO DEL EVANGELIO
IV. Concurso de cantos misioneros
Se convoca a diferentes grupos y coros juveniles a presentar cantos inéditos con el único requisito indispensable que sean temas misioneros, que inviten a ir a hacer discípulos de Cristo por todos los luga­res.  De la misma forma se lanza la convocatoria con anticipación a través de volantes, avisos en las misas, carteles, etc. con los requisitos, así como el plazo y fecha del cierre del concurso.  Es importante motivarlos con una respuesta generosa, no por el premio que se dará, porque el premio es LA ALEGRIA DEL ANUNCIO DEL EVANGELIO; las mejores composiciones; se propone que se presenten en algún lugar público, y/o atrio de la iglesia y/o  auditorio, se hará una buena promoción entre los grupos participantes, se recomienda que un Animador de un mensaje misionero entre canto y canto.  
IV. Expo-Jornada DOMUND
Se convoca a los diferentes grupos a realizar una Exposición, en la cual coloquen Stan de las Misiones en el mundo, se puede tomar información e ilustrar de las revistas misioneras.  Colocar Imágenes y reseña breve de la vida de los Patronos de las Misiones: Sta. Teresita del Niño Jesús, y San Francisco Xavier.


V. Representaciones
EL ROSARIO MISIONERO.

(Al comenzar la representación, la escena está vacía. Hay una cama en el medio. Entra un joven y se acuesta, bosteza y se duerme, mientras se escucha de fondo la melodía del "Arrorró". Pasa un instante y entra Jesucristo en escena, despierta al joven que se incorpora y le dice:)

Jesús: La paz sea contigo. Así como el Padre me envió, yo también te envío a vos para que seas mi testigo hasta los confines de la tierra. Te encargo que anuncies mi Buena Nueva a los hombres de todo el mundo.(Al decir esto, señala hacia el público)

Joven: (mira asustado a la gente y pregunta tímidamente) ¿Yo?

Jesús: Sí, vos. Pero no te aflijas que no te mando solo. (Hace una seña, y del costado que El entró, aparece el Espíritu Santo) El Espíritu Santo te va a acompañar. El te va a indicar a dónde ir y qué decir. (Jesús se retira y el joven se queda mirándolo partir.)

Espíritu Santo: ¡Eh! ¡Vamos, que hay mucho por hacer! (El joven lo sigue) Te voy a llevar a dar un paseo por el mundo para presentarte a aquellos a quienes tienes que anunciarle la Buena Nueva. (Entra una joven vestida de rojo: es América). Esta jovencita tan linda es América. (Se saludan)

Joven: ¿Y por qué está vestida toda de rojo?

Espíritu Santo: El rojo representa la sangre de los mártires que murieron durante su evangelización. Ella es una Iglesia joven y fuerte. ¿Sabías que casi el 60% de la población de América es católica? América es la gran esperanza de Jesucristo para el próximo siglo. El Papa le dijo que debe convertirse en misionera para el resto del mundo. Claro que no todo es color de rosa para ella: en los últimos años, las sectas han avanzado mucho, y cada día son más los católicos que abandonan la Iglesia Católica para pasarse a las sectas o a otras iglesias cristianas. (Siguen caminando, hasta encontrar una ancianita vestida de blanco)

Joven: ¿Y esta viejita?



Espíritu Santo: Ella es Europa. (Se saludan) El blanco es por la raza aria que es originaria de su tierra, y también por el Papa, que tiene en ella su sede.

Joven: ¿Y por qué se la ve tan avejentada?

Espíritu Santo: En este último siglo la Iglesia europea se ha enfriado bastante. Un grave problema de Europa es la indiferencia religiosa y el secularismo. (Siguen caminando y encuentran a dos niños, una niña de amarillo y un niño de verde; son Asia y África)

Joven: ¿Y estos dos niñitos?

Espíritu Santo: Son Asia y África. Asia está vestida de amarillo por el color de la piel de su gente, y África está de verde por el color de sus selvas y de su naturaleza. Son niños porque sus Iglesias son más pequeñas que en Europa y América.

Joven: Se les ve medios flaquitos y maltratados. ¿Por qué?

Espíritu Santo: En ambos continentes hay mucha miseria y hambre, sobre todo en Asia. Y la realidad de ambos es bastante sufrida. En Asia, los poquísimos católicos que hay son perseguidos por las Iglesias oficiales, y muchos tienen que vivir su fe en la clandestinidad (secreto). En África también es difícil la situación porque existen muchísimas tribus con culturas y religiones distintas, y viven luchando entre sí. Además de la violencia, un problema bastante serio que tiene África es el racismo. (Se despiden y siguen caminando hasta encontrar un bebé vestido de azul: es Oceanía).

Joven: ¿Y este pequeñito?

Espíritu Santo: Es Oceanía, el benjamín de la Iglesia. Su color es el azul porque está completamente rodeado de agua. Y es aún un bebé porque su Iglesia todavía está en pañales. A pesar de los años que lleva el cristianismo en ese continente, recién está empezando la evangelización. Hay muchas religiones autóctonas, propias de las muchas tribus que habitan el continente. (Dejan a Oceanía)

Joven: ¿Y por qué tengo que ir a predicarles a ellos que están tan lejos, si aquí en mi propia Vicaría hay tanta necesidad?

Espíritu Santo: Sé que para muchos es difícil de entender, pero todo el mundo tiene sed de Dios, y así como hay gente que está llamada a ser profetas en su tierra, hay muchos otros como tú,  a los que Dios los llama a ser profetas "más allá de sus fronteras".

Joven: Pero muchos me van a decir que soy un desagradecido y un traidor porque la fe que recibí en mi tierra la voy a ir a volcar a otra tierra lejana.

Espíritu Santo: Piensa que si los cristianos de Europa se hubieran fijado tan solo en su necesidad y no en la nuestra, cuando se descubrió América, nunca hubieran venido a evangelizar aquí, y hoy nosotros estaríamos adorando al sol y la luna como hacían los antiguos habitantes de nuestro continente. El Papa lo llama "dar desde la propia pobreza". Es como el óbolo de la viuda del Evangelio ¿te acuerdas? Ella tenía poco, pero hasta ese poco lo dio a quien lo necesitaba más que ella. ¿Entiendes?

Joven: Entiendo. Eso quiere decir que aunque en mi propio barrio haya muchas necesidades, hay otros lugares que necesitan aún más, y es mi deber ocuparme de ellos.

Espíritu Santo: ¡Bien! Veo que vas a ser un buen misionero. Y ahora me tengo que ir, pero te dejo un Rosario Misionero para que te acuerdes de lo que hablamos hoy. Tiene cinco misterios, igual que el Rosario tradicional, pero con los colores de los cinco continentes. La idea es que por cada misterio, pidas por las necesidades de un continente, y así al terminar de rezarlo, habrás rezado por los hombres de todo el mundo.

Joven: Muchas gracias. Lo voy a rezar todos los días. Chau. (Se despiden y salen uno por cada lado)


EL ROSARIO MISIONERO
Se reza el SANTO ROSARIO en una dimensión MISIONERA, en el cual se pide por nuestras necesidades y al mismo tiempo imploramos también por todos nuestros hermanos del mundo, por todos aquellos que aún no han recibido el mensaje de Salvación y por todos los MISIONEROS que dedican a anunciarla.   Para que se extienda cada día más el Reino de Dios sobre la Tierra.
Se comienza con: ACTO DE CONTRICCIÓN: Se meditan los misterios de acuerdo al día:
* Lunes y Sábados
 se rezan los Misterios Gozosos
* Martes y Viernes
 se rezan los Misterios Dolorosos
* Miércoles y Domingos
 se rezan los Misterios Gloriosos
* Jueves
 se rezan los Misterios Luminosos
En cada misterio se reza: Un Padre Nuestro, diez Ave María y Gloria
Enseguida se dice la letanía: “MARIA REINA DE LAS MISIONES”. Se responde: RUEGA POR NOSOTROS
Después de mencionar el misterio que corresponda, se hace el ofrecimiento y la reflexión.
PRIMER MISTERIO: Recemos con la DECENA VERDE: (Ofrecimiento personal)
Pidamos por África, para que pueda superar el sufrimiento provocado por el hambre, las continuas guerras y las desigualdades raciales. Y para que la  Iglesia una vez evangelizada se convierta en evangelizadora.

 REFLEXIÓN: La iglesia de África es la más joven y creciente de todas las iglesias.  Este crecimiento se realizó muchas veces en medio de luchas y persecuciones. Muchos cristianos testimoniaron su fe con el sacrificio de su vida.  En ese continente hay Obispos, Sacerdotes y Religiosas autóctonos, también hay un gran número de laicos comprometidos y catequistas que son los principales animadores de las comunidades cristianas.  Actualmente la iglesia mantiene en este continente 640 hospitales, 5,018 dispensarios, 270 leproserías, 665 hogares para ancianos minusválidos, 791 orfanatorios y 2,036 jardines de infancia.  África encía 2,585 misioneros y recibe 14, 748 misioneros.

SEGUNDO MISTERIO: Recemos con la DECENA ROJA: (Ofrecimiento personal)
Pidamos por la iglesia en América, para que obedientes al maestro pueda escuchar el consejo de María que nos dice: “Hagan lo que Él les diga”

REFLEXIÓN: La iglesia de América llena de gozo por la fe recibida y dando gracias a Cristo por este inmenso Don, ha celebrado el V centenario del comienzo de la predicación del Evangelio en sus tierras.  Estos territorios de misión que han recibido la ayuda de las Obras Misionales se caracterizan por tener comunicaciones difíciles y ser zonas de gran extensión, con poblaciones muy pobres o indígenas, y que sufren graves carencias educativas y sanitarias. La presencia de la Iglesia ha hecho que las poblaciones de estas zonas nunca se sintieran olvidadas. Por eso, los proyectos apoyados van destinados en gran parte a afianzar esa presencia. Los Territorios de Misión están confiados a la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y dependen en gran medida de la labor de los misioneros y del sostenimiento económico las Obras Misionales Pontificias de todo el mundo. Mediante el DOMUND, la Iglesia trata de cubrir estas carencias y ayudar a los más desfavorecidos a través de los misioneros.  Cada año se llevan a cabo muchos proyectos como: proyectos sociales, educativos y sanitarios.   Todos estos proyectos son financiados con los donativos recogidos en el Domund

TERCER MISTERIO: Recemos con la DECENA BLANCA: (Ofrecimiento personal)
Pidamos por la iglesia en Europa, para que recupere su vitalidad cristiana y misionera.

REFLEXIÓN: La iglesia en Europa y la tradición cristiana es muy antigua.  Los europeos de hoy tienen que afirmar sus raíces y su herencia cristiana, así como su capacidad para seguir impulsando en el futuro, esa nueva civilización de paz y bienestar. El 41,11% de la población mundial viven en los Territorios de Misión.
Los territorios de misión necesitan nuestra ayuda económica para el sostenimiento de las diócesis y de las personas que trabajan a su servicio en la evangelización.  Los últimos datos del “Anuario Estadístico de la Iglesia”, brindados por la

agencia vaticana Fides: los institutos sanitarios, de asistencia y beneficencia gestionados en el mundo por la Iglesia son en total 115.352.   .

En estos centros hay 5.167 hospitales, la mayoría en África y América; 17.322 dispensarios, la mayor parte en África, América y Asia; 648 leproserías distribuidas principalmente en Asia y África; 15.699 casas para ancianos, enfermos crónicos y personas con discapacidad, en su mayoría en Europa y América.
Asimismo la Iglesia atiende 10.124 orfanatos, principalmente en Asia y América; 11.596 guarderías, la mayoría en América y Asia; 14.744 consultores matrimoniales distribuidos en gran parte en América y Europa; 3.663 centros de educación o reeducación social y 36.389 instituciones de otro tipo.


CUARTO MISTERIO: Recemos con la DECENA AZUL: (Ofrecimiento personal)
Pidamos por la Iglesia de OCEANIA, que los habitantes de las islas, escuchando la Palabra de Dios, se deje transformar por ella; ingresen a la Iglesia y adquieran el Espíritu Misionero.

REFLEXIÓN: Oceanía es el continente menos poblado, la mayoría de sus habitantes no han conocido la Buena Nueva.  El Señor nos dio el mandato de “llevar la Buena Nueva hasta los confines de la tierra.  El continente Oceánico es el continente más pequeño del mundo. Se caracteriza porque en él conviven muchísimas culturas. Desde hace siglos, estuvo poblado por una gran cantidad de tribus de nativos (unas 5.000) con culturas, dialectos y religiones autóctonas diferentes.  La evangelización sistemática en Oceanía comenzó hace doscientos años (muy poco tiempo), y de un total de 27 millones de habitantes, tan sólo 6 millones son católicos (un 26%).
QUINTO MISTERIO: Recemos con la DECENA AMARILLA: (Ofrecimiento personal)
Pidamos por la Iglesia de Asia, donde vive más de la mitad de la humanidad, por todos los que viven en ese continente; para que permanezcan abiertos al anuncio del Evangelio y reciba la Fe Católica.

REFLEXIÓN: Asia es el continente más poblado del mundo (tiene 3.000 millones de habitantes, mientras que el resto de los continentes tienen menos de 700 millones).  El 80% de su población vive bajo el límite de la pobreza.  Muchísimas personas mueren día a día de hambre. Un problema que caracteriza a este continente es la discriminación de la mujer, hecho que se hace insostenible, extendiéndose a todos los niveles sociales.    La Iglesia Católica de Asia es la más pequeña del mundo, si bien la población de este continente es la más numerosa. De un total de 3.000 millones de personas, tan solo 02 millones son católicos (¡nada más que el 2,8% de la población!). En la mayor parte de Asia, los católicos son perseguidos por las Iglesias Oficiales, viéndose obligados en muchos casos a vivir su fe en la clandestinidad. Hay en Asia un sacerdote por cada 2.582 católicos.
PARA FINALIZAR:
Se reza 1 Padrenuestro y 3 Avemarías por el propio país, para que Dios suscite espíritus generosos y entregados a la evangelización y por todos los que aún no conocen a Cristo, para que pronto lleguen a encontrarse con El.
Dios te Salve María Santísima, Hija de Dios Padre, en tus manos ponemos nuestra Fe para que la ilumines, llena eres de gracia…
Dios te Salve María Santísima Madre de Dios Hijo, en tus manos ponemos nuestra Esperanza para que la alientes, llena eres de gracia…
Dios te Salve María Santísima Esposa de Dios Espíritu Santo, en tus manos ponemos nuestra Caridad para que la inflames, llena eres de gracia…
Dios te Salve María Santísima Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad: Virgen concebida sin culpa original Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia…
LETANIA MISIONERA
Señor, ten piedad de nosotros  
Señor, ten piedad de nosotros  
Cristo, ten piedad de nosotros  
Cristo, ten piedad de nosotros  
Señor, ten piedad de nosotros  
Señor, ten piedad de nosotros  
Cristo, óyenos  
Cristo, óyenos   
Cristo, escúchanos  
Cristo, escúchanos
Dios, Padre que quieres que todos los hombres se salven
Ten piedad de nosotros
Dios, Hijo Redentor del mundo que sufriste muerte de cruz por todos
Ten piedad de nosotros
Dios, Espíritu Santo, que atraes a los hombres al conocimiento de la verdad
Ten piedad de nosotros
Santa María, Reina de las Misiones
Ruega por el mundo
San Pedro
Ruega por el mundo
San Pablo
Ruega por el mundo
San Francisco Xavier
Ruega por el mundo
Sta. Teresita del Niño Jesús
Ruega por el mundo
San Marcos
Ruega por África
San Agustín de Numida
Ruega por África
Venerable Carlos de Foucold
Ruega por África
Santos Mártires de Uganda
Rueguen por África
Beata Clementina Anuarite
Ruega por África
San Francisco Solano
Ruega por América
Santa Rosa de Lima
Ruega por América
San Martín de Porres
Ruega por América
San Juan Diego
Ruega por América
San Felipe de Jesús
Ruega por América
Santos Mártires Mexicanos
Ruega por América
Santo Toribio de Mogrovejo
Ruega por América
San Pedro Claver
Ruega por América
Beatos y Santos del Nuevo Mundo
Rueguen por América
San Bonifacio de Alemania
Ruega por Europa
Beato Daniel Comboni
Ruega por Europa
Beato Guido Ma. Conforti
Ruega por Europa
San Agustín de Canterbury
Ruega por Europa
San Patricio de Irlanda
Ruega por Europa
San Remigio de Reims
Ruega por Europa
San Leandro de Sevilla
Ruega por Europa
San Christian Rey de Dinamarca
Ruega por Europa
Beatos y Santos del Viejo Mundo
Rueguen por Europa
Padre Damián de Hancy
Ruega por Oceanía
San Pedro Chanel
Ruega por Oceanía
Estrella del Mar
Ruega por Oceanía
Beatos y Santos de las innumerables islas
Rueguen por Oceanía
San Andrés
Santo Tomás
Ruega por Asía
Ruega por Asía
San Juan de Brito
Ruega por Asía
Beato Teófano Venerd
Ruega por Asía
Beato Valentín Berreochoa
Ruega por Asía
Santos Mártires de Corea
Ruega por Asía
Beatos y Santos Mártires de China y Japón.
Rueguen por Asía
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
Perdónanos Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
Escúchanos Señor
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo
Ten Misericordia de nosotros
Oremos por las intenciones del Romano Pontífice: Padre Nuestro… Dios de Salve María…Gloria al Padre…
Bajo tu amparo nos acogemos Santa Madre de Dios, no desprecies las oraciones que te hacemos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todos los peligros, oh Virgen Gloriosa y Bendita.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nuestro Señor Jesucristo.  AMEN
Oración final:   Mira la abundancia de tu mies y envíale operarios para que anuncien el Evangelio a toda criatura; y todo pueblo congregado por la Palabra que da vida y sostenido con la fuerza de los sacramentos, avance por el camino de la Salvación y del amor.  Por nuestro Señor Jesucristo tu hijo que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, por lo siglos de los siglos, AMEN

MARIA, REINA DE LAS MISIONES, ¡RUEGA POR NOSOTROS!

OMPE- Comisión Diocesana de Animación Misionera

OMPE ARQUIDIOCESIS DE YUCATÁN

Depende de la Sagrada Congregación para la Evangelización de los Pueblos, para "Promover el espíritu misionero universal en el Pueblo de Dios" (RM 84).

Comisión Diocesana de Animación Misionera de la Arquidiócesis de Yucatán, México.

Plan Diocesano de la Comisión de Animación Misionera
OMPE-YUCATAN

Plan Diocesano de la Comisión Diocesana de Animación Misionera

Objetivo:
La Comisión de Animación Misionera promueve en forma sistemática en todos los bautizados, la conciencia de su adhesión a Cristo, salvador del mundo, animándolos a iniciar un camino de conversión en las PCP’s. y a difundir como discípulos-misioneros el mensaje de Salvación.

Jornada de la Infancia Misionera 2006 "Encuentro de Pequeños Misioneros"

Jornada de la Infancia Misionera 2006 "Encuentro de Pequeños Misioneros"

Un video editado especial para los que dieron un Sí

SONRIA PADRE, SONRIA... QUE DIOS LOS BENDIGA!!

Jornada de la Infancia Misionera 2008 "Encuentro de Pequeños Misioneros"

Jornada de la Infancia Misionera 2008 "Encuentro de Pequeños Misioneros"

CONAJUM,Tepic, Nayarit 2009

CONAJUM,Tepic, Nayarit 2009

CONAJUM,Tepic, Nayarit 2009

Jornada de la Infancia Misionera 2008 "Encuentro de Pequeños Misioneros"

Jornada de la Infancia Misionera 2008 "Encuentro de Pequeños Misioneros"

Congreso Eucarístico

Congreso Eucarístico